martes, 7 de agosto de 2012

Prefiero discutir contigo, que hacer el amor con otro.

Sentimientos de culpa la mañana despues, remordimiento, preguntarme porqé he podido volver a caer en ello. Pero todo eso se esfuma con un simple manotazo de él entre sueños, solo con sentirle al lado dar vueltas en las sábanas. ¿Merece la pena? Por supuesto qe merece la pena, tragarse el orgullo y lo qe haga falta solo por despertar a su lado. Un despertador de besos, qe me avisa de la entrada del sol y de su nueva entrada en mi vida. Caricias complices. Nuestra manos se pierden entre las sabanas y nuestra conciencia con ellas.. Volvemos a ser solo nosotros dos. Pero entonces, cuando las paredes se empañan y llegamos a nuestro cúmulo de éxtasis, algo tubo qe torcerse y retorcerse de nuevo. Yo te llamo egoista & tu me llamas caprichosa. Yo te llamo niñato & tu me llamas puta. Yo lloro & tu das un puñetazo a la pared. Yo me marcho por la puerta & tu te qedas maldiciendome. Exceso de amor y de deseo, mezclado con orgullo y cabezonería. Exceso de besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada